top of page

Exclusiva Toni Mari


Nacido en Xàbia, España. un día despertó su creatividad, y con ella, su conciencia, por una simple casualidad que abrió los ojos del público, al dar vida al hierro. De sus primeras y sencillas figuras de animales a sus imponentes imágenes humanas, sólo han pasado tres décadas, en las que ha pasado de ser un simple trabajador de un oficio que se ha quedado obsoleto a un artista cuyas piezas pueden encontrarse en medio mundo. Es profeta en su tierra, pero vive y se expresa con la humildad de quien cumple su misión en la vida. Hoy sus figuras se encuentran en Nueva York, en la Ciudad de las Ciencias de Valencia, en el Palacio de los Príncipes de Asturias y en exposiciones por todo el mundo.

La historia de Toni Mari

Toni Marí Sart, escultor, forjador del espacio, su trayectoria comienza desde niño, cuando aprende el oficio de la forja, a través del cual se desarrolla su técnica, demostrando un admirable dominio del fuego y los metales. Toni se lanza a crear sin previo aviso, sin prever lo que puede suceder en su obra, sin planificación, sin proyecto. Sus obras surgen poderosamente de su mente, de su corazón, de su experiencia, de su vivencia...

Los seres vivos son el eje fundamental sobre el que se desarrolla la experiencia creativa de Toni, centrándose principalmente en la representación del cuerpo humano, donde recrea el fuego del espacio con el volumen de formas antropomórficas en las que destaca la anatomía del ser. Esto, sumado a su particular forma de representación tridimensional, consigue llegar al espectador de una manera clara, directa y concisa. La rotundidad del material, junto con la frescura y soltura en su ejecución, el delicado tratamiento tanto de la técnica como del concepto, hacen de Toni Marí algo más que un escultor, y lo convierten en un comunicador, un creador, un hábil hacedor de formas forjadas en el espacio.

Arte

bottom of page